Alpinismo-Pro

Descubre Mi Historia

8R0A9381.jpg

Mi nombre Salvador Sanchis nací un 19 de Julio de 1967 a las 18:00 en la ciudad de Valencia (Spain) en una familia humilde y trabajadora, el segundo de tres hermanos, donde mis padres lucharon para darnos una educación digna y unos valores para saber desenvolvernos en la vida. La humildad, el trabajo, el sacrificio, la constancia y el respeto por los demás y por todo lo que nos rodea son los pilares de mi vida que heredado de mis padres y de mis abuelos.

A los 12 años me apuntaron a los boys scouts donde me atrajeron las actividades de riesgos, escalada, tirolinas, etc….que siempre había soñado hacer cuando era pequeño.

A los 14 años forme mi primera cordada con un amigo donde todos los fines de semana entrenábamos en roca en un pueblecito de la provincia de Castellón llamado montanejos, en un barranco que por las subidas del rio era un sitio muy peligroso, el barranco de la maimona fue mi escuela de aprender a escalar en roca y aprender lo que era realmente el peligro que suponía este deporte tan bello, 6 meses después abríamos nuestra primera vía de escalada en roca.

Todos os preguntareis ¿Como un niño de 14 años sus padres les dejan hacer este deporte?, ¿de donde se compraba todo este material de escalada?

Bueno a mis padres los teníamos engañados diciendo que nos íbamos con los Boys Scouts de acampado fin de semana tras fin de semana, el material y mi cómplice para esconder y comprarme todo el material de escalada era mi abuelo Salvador Lluch, un empresario constructor y un ejemplo de vida para mí, su forma de ver las cosas, sus valores y sus inquietudes en esta vida las he heredado.

La inquietud por el deporte de riesgo me llevo a los 16 años a escalar el monte perdido y aneto en Pirineos y posteriormente escalar más de 3000 montañas en el territorio español donde hemos ido adquiriendo experiencia, donde hemos cometido errores, donde hemos probado materiales, experiencias, nos hemos lesiona, hemos caído enfermos, bueno en general me ha pasado de todo, gracias a todo esto he tenido que aprender en el mundo alpino, y todo esto es lo que quiero compartir en este libro.

A los 35 años decidí conocer otro tipo de montañas y experiencias y me orienté a realizar expediciones internacionales con más de 100 montañas por todo el mundo.

A los 40 me embarque en el proyecto alpinistico Sevents Sumints, ( coronar los montes Elbrus 5642 (europa), Aconcagua 6962 (America del sur), Kilimanjaro 5895 (Africa), Piramide de carstenz 4884 (Oceania) , McKinley 6190 (America del Norte), Vinson 4897 ( Antartida), Everets 8848 (Asia) ) que tiene el reconocimiento internacional en el mundo del alpinismo, junto los 14 ochomiles , que consiste en escalar las montañas más altas de cada continente y los dos polos.

A los 50 me embarco en un nuevo reto que todo alpinista tiene el sueño de realizar los 14 X 8000 subir a las 14 montañas más altas del planeta (Everest 8848 m, Kangchenjunga 8598 m, Lhotse 8516 m, Makalu 8465 m, Cho Oyu 8201 m, Manaslu 8156 m, Dhaulagiri 8167 m, K2 8611 m, Manaslu 8156 m, Nanga Parbat 8125 m, Annapurna 8091 m, Gasherbrum I 8068 m, Broad Peak 8047 m), Gasherbrum II 8035 m, Shisha Pangma 8027 m.), con o sin oxigeno eso lo decidirá la propia montaña y sus exigencias, con toda la dificultad, y riesgo que conlleva.

Mentor del método Activate, para niños de 0 a 12 años, Método de estimulación temprana, para potenciar habilidades pedagógicas y estrategias evolutivas que faciliten la organización neurológica de los niños y fomenten hábitos de vida saludable a través de un circuito de neuromotor, actividades diferentes y el deporte.

Solidario con las causas benéficas que se me han cruzado en mi camino, con más de 5 transpirenaicas realizadas en solitario, Monte perdido extrem, Teide desde el mar en menos de 12 horas, y un centenar de retos solidarios con diferentes asociaciones benéficas.

_MG_9897.jpg

A pesar de los riesgos a los que nos sometemos en las grandes ascensiones donde mueren algunos compañeros, pero se salvan muchos más. La montaña es un mundo excepcional, lleno de vida y de belleza que nuestra retiran memorizan de por vida, pero también es un riesgo para la salud y para nuestras vidas. Hipotermias, congelaciones, edemas pulmonares, edemas celébrales, y extremo cansancio.

Por todo ello la montaña es un mundo diferente donde vives grandes experiencias y aventuras, donde creces como persona y donde nos hacemos fuertes

Los alpinistas que hemos tenido éxitos nos hemos hecho grandes en la montaña, con nuestra vivencia, nuestros riegos y nuestro buenos y malos momentos. La montaña nos transforma, los débiles se hacen fuertes, tanto físico como psicológico realizando alpinismo. La montaña te transforma en personas fuertes, seguras y decididas. No es fácil llegar hasta este punto solo podemos llegar gracias a la constancia, ilusión, entrenamiento diario, así podrás llegar a lo más alto de cada una de las montañas que te propongas.

Las experiencias vividas en cada una de mi expedición y con un escenario grandioso, en donde expones nuestros cuerpos a los riesgos, esfuerzos y situaciones extremas, nos invade las ilusiones, las inquietudes, que producen unas sensaciones de eufonía y esperanza que te atrapa y te enganchas a este deporte.

Los que hemos elegido este deporte tan exigente como el alpinismo, no reglado dentro de cualquier competición deportiva, pero si competitivo en lo personal, (cada uno de nosotros queremos hacer nuestro propio record) tenemos que llevar una preparación física muy buena, aun sin cometer ningún error estamos siempre expuestos a los riesgos propios de la alta montaña que puedan desembocar en consecuencias con mal final.